Actualidad

Sepa cómo desechar un tapabocas con el menor impacto al ambiente

Por 16 agosto 2020 Sin comentarios
Foto: EFE

Pocas veces he salido desde que comenzó la cuarentena en marzo. Comencé a reactivar mis salidas al supermercado, al menos una vez por semana. Entre las ocupaciones laborales, que me aguardan en casa y el encargo de la comida que debo llevar, camino con la mente ocupada y pocas veces observo cómo se desenvuelve el mundo fuera de mi hogar. Un día decidí ir con mi hijo de 10 años a una tienda cercana, en un intento de sacarlo de las sombras que dan los bombillos fluorescentes y de motivarlo a dar una vuelta. Su capacidad de observar el cambio que, en un par de meses, dio el sector me impactó. “Papá, ahora las calles están sucias de tapabocas”, me dijo. 

En los últimos meses el mensaje de autocuidado y protección se ha volcado hacia los individuos. Cada uno, según sus posibilidades y sensación de seguridad, intenta protegerse de la mejor manera del ataque del nuevo Coronavirus, pero, por otro lado, arremetemos de manera despiadada al único aliado que la humanidad tiene; su ecosistema. Es como si el paso del hombre y sus necesidades fueran dejando huellas en el mundo que, en lugar de abonar la tierra para proveer su alimento, como lo hacen las especies menos evolucionadas, lo destruye.

Se trata del resultado de una cultura mundial de ‘usar y tirar’, aseguró la asociación francesa Operación Mar Limpio a la Revista Forbes. Una tasa de reciclaje poco significativa y un retroceso cultural de desecho son algunas de la respuesta que da el organismo para justificar el nuevo modo de contaminación.

Foto: theconservation.com

Según datos aportados por la editorial, en América Latina y el Caribe cada día se producen 541.000 toneladas de basura, de las cuales el 90% no se recicla. “Una tercera parte de los desechos, que equivalen a 145.000 toneladas al día, terminan en vertederos. Esto, no sólo influye en la salud de los trabajadores, sino en la contaminación del agua, emisión de gases tóxicos, contaminación de los suelos y efectos en salud pública”.

Sólo para dar un ejemplo del poder destructor que tienen las mascarillas en el ecosistema, pueden tardar más de 400 años en desintegrarse y, al igual que el plástico, invade la vida marina. Pero, además, promueven la transmisión de enfermedades por tratarse de un material contaminado.

En Colombia, Ricardo Lozano, ministro de Ambiente, explicó que su despacho expidió lineamientos que orientan en el manejo de residuos en el marco del estado de emergencia generado por el Covid-19, incluyendo las mascarillas y guantes de látex.

“Estos lineamientos buscan minimizar el riesgo de contagio en la cadena de gestión integral de los residuos, estableciendo orientaciones, recomendaciones y responsabilidades claras para los actores, prestadores y autoridades de este tipo de servicio durante esta emergencia sanitaria”.

Ricardo Lozano, ministro de Ambiente de Colombia.
Foto: weforum.org

Estas son las principales recomendaciones para los ciudadanos

En caso de tener personas contagiadas o con síntomas, todos los residuos generados, mientras se mantenga la condición de aislamiento domiciliario, deberán ser depositados en doble bolsa de color negro muy bien cerrada, para que no sean susceptibles de aprovechamiento.

En caso de no tener personas contagiadas o con síntomas, se deben separar los residuos domésticos en bolsas de color diferente para proteger al operario y facilitar la actividad de aprovechamiento en línea con el código de colores:

Bolsas de color blanco: depósito de residuos aprovechables como plástico, vidrio, metales, multicapa, papel y cartón.

Bolsas de color negro: depósito de residuos no aprovechables como el papel higiénico, servilletas, papeles y cartones contaminados con comida.

Bolsas de color verde: En los municipios donde existan proyectos de aprovechamiento de residuos orgánicos se depositarán dichos residuos aprovechables como restos de comida y desechos agrícolas.

En una bolsa aparte, marcada con las palabras desechos peligrosos se pueden disponer de los tapabocas y guantes, con el fin de que recicladores lo vean y no la toquen. También se pueden depositar en la caneca del baño, ya que es una bolsa en la que los recicladores no buscan material reciclable.

Si en su hogar hay casos positivos, la regla es no reciclar, pues todos sus residuos pueden estar contaminados.

Se deben separar y guardar, hasta que termine la emergencia sanitaria, los residuos provenientes de medicamentos vencidos, pilas y luminarias agotadas, recipientes de plaguicidas, entre otros, los cuales pueden ser entregados en los puntos de recolección posconsumo.

Escribe tu comentario