ActualidadAsociadasCovid 19Noticias

Por qué el ejercicio es importante para reducir el riesgo del covid-19

Por 18 febrero 2022 Sin comentarios

La gravedad de la enfermedad disminuyó un 37 por ciento en mujeres y un 16 por ciento en hombres por cada 30 minutos de actividad física diaria.

Redacción Gestarsalud

Desde que la Organización Mundial de la Salud declaró el covid-19 como una pandemia en marzo de 2020, los científicos han hecho un gran esfuerzo para hacernos entender la relación entre esta enfermedad y los múltiples factores de riesgo que potencialmente pueden afectar su pronóstico.

Como se sabe, el covid-19 puede ser más letal en personas con comorbilidades o condiciones que debilitan la función inmunológica. Precisamente por esto la revista médica ‘British Medical Journal’ publicó un artículo en el que se explica por qué es importante la actividad física regular a partir del análisis de varios estudios, dando como premisa general que realizar ejercicio regularmente mejora la inmunidad del organismo.

A esta conclusión llegaron a partir del análisis de un número robusto de estudios que han demostrado que la actividad física podría cambiar el curso natural del covid-19.

Por ejemplo, uno de los estudios de cohorte utilizados para este artículo se basó en el análisis de 387.109 adultos en el Reino Unido que reveló que la inactividad física aumentó el riesgo relativo de hospitalización por covid-19 en un 32 por ciento.

Por su parte, otro estudio de base poblacional de 48.440 individuos en los EE. UU. mostró que los participantes que eran constantemente inactivos no sólo tenían un mayor riesgo de hospitalización, sino también mayor riesgo de ingreso en la unidad de cuidados intensivos y muerte, frente a aquellos que cumplían consistentemente con las pautas de actividad física.

Así las cosas, en conjunto estos estudios evaluados por los investigadores sugieren que cumplir con pautas de actividad física se asocia con la prevención de casos graves de covid-19, ingresos hospitalarios y muertes; y a su vez mejora las respuestas de la vacuna contra el Sars-CoV-2.

“Los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y las empresas privadas en todo el mundo deben ser conscientes de que la ciencia de las actividades físicas es un campo al que se debe dar prioridad en esta época de covid-19”, explican los autores.

(Le puede interesar: Con dosis de refuerzo hay menos riesgo de morir por covid-19 en Colombia)

Qué resultados tuvieron aquellos que realizaron actividad física regularmente

Los resultados de covid-19 disminuyeron un 37 por ciento en mujeres y un 16 por ciento en hombres por cada 30 minutos de actividad física diaria de moderada a vigorosa.

De hecho, esto cobra más sentido aún cuando los estudios refieren que los atletas y deportistas a menudo presentan una enfermedad leve de covid-19, “lo cual nos puede llevar a conjeturar que los niveles más altos de actividad física pueden mejorar aún más la protección”, enfatizan los autores.

(Vea también: Alejandra, una heroína que vacunando ha salvado miles de vidas)

¿Cómo mejora la actividad física el efecto de las vacunas?

Como ya se ha demostrado las vacunas han sido claves para mitigar los casos graves de covid-19 y evitar miles de muertes, pero la inmunogenicidad inducida por la vacuna puede ser menor en pacientes inmunodeprimidos o personas mayores.

Es por ello que para esas poblaciones se ha especulado que la actividad física podría actuar como un adyuvante de las vacunas.

En este caso un ensayo de fase IV con 898 pacientes inmunocomprometidos que recibieron un esquema de dos dosis de Sinovac mostró que estar activo con al menos 150 minutos a la semana de actividad física moderada a vigorosa se asoció con mayores tasas de aparición de anticuerpos contra el covid-19 y, en este sentido, mayor seguridad frente a estar inactivo.

Así mismo se observaron mayores beneficios en pacientes que realizaron 350 minutos a la semana de actividad física  versus el grupo menos activo con 30 minutos a la semana de actividad física.

Mientras, el exceso de sedentarismo mitigó parcialmente las mejoras mediadas por la actividad física en la inmunogenicidad de la vacuna.

Es importante destacar que el análisis secundario mostró que la actividad física también se relacionó con mejores respuestas humorales a la vacuna en una cohorte de 197 participantes no inmunocomprometidos, lo que sugiere la posibilidad de generalizar los hallazgos.

De la misma manera, un estudio posterior derivado del mismo ensayo mostró que la actividad física se asoció con una mayor persistencia de anticuerpos seis meses después de la segunda dosis de Sinovac entre pacientes inmunocomprometidos.

Así las cosas, estos estudios sugieren que la actividad física asegura una mejor inmunogenicidad de la vacunación contra el covid-19 manteniendo sus efectos durante mucho más tiempo, lo cual es crucial en aquellos que muestran respuestas subóptimas a las vacunas.

Sin embargo, los autores explican que queda por determinar si esta respuesta humoral mejorada se traduce en una mayor eficacia de la vacuna para prevenir enfermedades en el mundo real y si la respuesta inmunitaria a otras plataformas de vacunas se asocia con actividad física de la misma manera que lo hacen las vacunas inactivadas.

(Lea también: Cada día mueren más de mil personas en Colombia y estas son las principales causas)

Escribe tu comentario