ActualidadAsociadasNoticiasSalud Pública

¿Cómo controlar la hipertensión en Colombia desde las políticas públicas?

Cardiólogo Javier Moreno, editor del libro ‘Hipertensión arterial en la práctica clínica’, aporta algunas ideas.

Redacción Gestarsalud

Las enfermedades cardiovasculares y en concreto la hipertensión arterial, que es un trastorno en el que la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias es mayor a la normal y puede provocar daños en el corazón y diferentes órganos del cuerpo, son la principal causa de muerte en el mundo, principalmente en los países de ingresos bajos y medianos como el nuestro.

Por ello cada 17 de mayo se conmemora el día mundial de la hipertensión arterial (HTA), con el fin de crear conciencia frente a esta enfermedad, detectar tempranamente a las personas con hipertensión arterial y poder controlarla o prevenirla a tiempo.

¿Pero qué ha hecho el país para controlar esta enfermedad y qué política públicas están en mora de ejecutarse? ¿Cómo pueden participar los propios pacientes en estas estrategias?

Gestarsalud habló con el cardiólogo Javier Moreno, especialista en medicina interna, y ecocardiografía, presidente del capítulo de hipertensión arterial de la Sociedad Colombiana de Cardiología y editor del libro ‘Hipertensión arterial en la práctica clínica’, para entender qué se está haciendo desde salud pública en el país para hacer frente a las cifras de hipertensión arterial, que, según la Cuenta de alto costo tiene una prevalencia en Colombia de 9,08 casos por cada 100 habitantes.

(Le puede interesar: En Colombia, 9 de cada 100 personas mayores de 40 años tienen EPOC)

¿Qué políticas públicas se han implementado en Colombia para controlar la hipertensión?

En Colombia se están estructurando en este momento políticas encaminadas a detectar tempranamente a las personas con hipertensión arterial. No podemos esperar que a los centros de salud lleguen los pacientes con complicaciones derivadas de esta enfermedad, buscamos optimizar las estrategias de tamizaje y detección temprana a interrumpir la cadena de daños que trae como consecuencia el aumento de la presión arterial.

¿Qué resultados se han obtenido?

Se ha logrado en algunos municipios una disminución considerable en la prevalencia de la hipertensión arterial y se ha incrementado el porcentaje de pacientes que logran estar en metas de control. Nos falta mucho camino para lograr que este sea un marcador en todo el territorio nacional.

(Le recomendamos: Seis sosas que todo paciente de asma debería saber)

¿Qué políticas públicas estamos en mora de instaurar?

Estamos en mora de generar estrategias del sistema que permitan un acceso universal de los pacientes a todos los niveles de atención y tecnologías que sean necesarias para el diagnóstico, seguimiento, tratamiento y control de la hipertensión arterial.

De igual manera, sería importante que así como al paciente diabético se le proporciona un glucómetro para el control de sus niveles de azúcar, el paciente hipertenso debería tener derecho de recibir un tensiómetro para facilitar el control de sus cifras y de esta manera también empoderarlo como el primer responsable y garante de alcanzar las metas de control y tratamiento.

Así mismo, es necesario desarrollar políticas incluyentes del entorno del paciente hipertenso que permitan a sus cuidadores el acceso a programas de educación en todos los aspectos necesarios para un óptimo acompañamiento del paciente hipertenso.

(Lea también: Informe revela cómo los fabricantes de licores captan nuevos consumidores)

¿En qué escenario podemos decir que se controló la hipertensión, teniendo en cuenta que es una enfermedad que siempre va a existir?

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica, por tanto, el manejo de esta situación se basa en el logro de metas establecidas en términos de cifras de presión arterial, una vez alcanzadas podemos decir que tenemos al paciente controlado e implementamos todas las estrategias necesarias para mantener al paciente en estas cifras, fomentamos la adherencia a las estrategias de manejo no farmacológico (estilos de vida saludable) y al farmacológico.

¿Cuál debe ser el rol del paciente en la implementación de estas políticas?

En todo esto el paciente es la piedra angular de las estrategias, pues debe ser el principal garante y gestor de su salud, debe estar completamente involucrado en el desarrollo y cuidado de su enfermedad, debe conocer sus cifras de presión arterial, debe mantener y sostener adherencia a una dieta saludable, a una práctica rutinaria de ejercicio y actividad físico, abandonar el hábito de fumar, bajar de peso, controlar sus niveles de estrés, y por su puesto su entorno. Así mismo sus cuidadores deben propiciar los espacios y apoyo necesarios para el logro global de su proceso de salud.

(Lea también: Suicido asistido: 6 respuestas para entender decisión de la Corte Constitucional)

¿Hay experiencias exitosas a nivel local o en otros países que puedan servir de referencia?

Colombia fue un ejemplo importante para otros países en desarrollo en el planteamiento de una hoja de ruta para el manejo de la hipertensión arterial de la mano de la World Heart Federation con estrategias que involucran a diferentes actores del sector salud y del proceso de salud y enfermedad. Estos postulados han servido de marco de referencia para articular estrategias en el sector académico para unificar criterios y protocolos de atención en las diferentes líneas del conocimiento en la atención médica.

Es así como nace el Grupo PRESIONco., el cual tengo el honor de liderar y que involucra a la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiológica y Cirugía Cardiovascular, a la Asociación Colombiana de Medicina Interna, a la Asociación Colombiana de Endocrinología Diabetes y Metabolismo, la Asociación Colombiana de Nefrología e Hipertensión Arterial, Sociedad Colombiana de Medicina Familiar, Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría, Universidad Nacional de Colombia y al Instituto Global de Excelencia Clínica con el desarrollo del primer consenso para el manejo de la hipertensión arterial en Colombia. Esta iniciativa no tiene registro previo en la historia médica nacional y nos sirve para hablar un idioma unificado.

De igual manera, nos hemos propuesto como tarea incrementar el nivel académico y de conocimiento en hipertensión arterial desde el primer eslabón en la cadena de atención en salud y tengo el gusto de comentarles el lanzamiento de la primera edición iberoamericana del libro “Hipertensión arterial en la práctica clínica”. Como editor principal he convocado a médicos de diferentes países de Latinoamérica, de España e Italia para consolidar un documento a manera de texto guía que profundice en los aspectos relevantes que todos debemos tener claros para una atención adecuada, oportuna y de calidad a la comunidad.

Desde el punto de vista del ente regulador, actualmente se está terminando la construcción del Plan Decenal de salud en el cual hemos participado aportando desde nuestro conocimiento académico gracias a la amable invitación del Ministerio de salud y protección social.

(Le puede interesar: 25 procedimientos que los médicos sugieren no seguir practicando en Colombia)

¿Por qué es importante controlar la hipertensión?

En el contexto del día mundial de la hipertensión arterial aprovechamos para insistir a la comunidad en la importancia del control de esta situación que puede ser generadora de complicaciones importantes en el bienestar individual y social ya que puede desencadenar eventos como el infarto agudo de miocardio, accidentes cerebrovasculares, falla cardiaca, compromiso renal, entre otros, con afectación significativa de la calidad de vida o muerte prematura y con el entendimiento de esta situación esperamos que las personas generen los cambios necesarios en sus conductas y vida cotidiana (estilos de vida saludables) y adherencia a las recomendaciones y tratamientos médicos que contribuyan a optimizar su estado de salud y bienestar.

(Le recomendamos: “Nadie sufre de autismo ni es una enfermedad. Es una condición”)

Escribe tu comentario